Implantes mamarios: 10 mitos y verdades de esta cirugía

Existen muchos mitos en torno a los implantes mamarios, es por eso que he agrupado los más comunes, para ver cuales son ciertos y cuales no.

1. Las personas pueden ser alérgicas a las prótesis.

Mito. “La silicona es un material muy bien tolerado y al poner un implante de silicona en el cuerpo, el organismo lo rodea, aislándolo y así lo tolera durante mucho tiempo. Cuando un implante tiene problemas podría ser por otras causas como por ejemplo una infección”.

2. Es recomendable poner implantes después de los 18 años.

Verdad. “A esta edad se ha terminado el desarrollo mamario. Por otro lado la paciente tiene la madurez psicológica adecuada para juzgar el cambio”.

3. Después de 10 años se deben cambiar los implantes.

Mito. “Si un implante no ha dado problemas no tiene para qué cambiarse.Sólo se cambia cuando hay evidencia de alguna complicación”.

4. Hay que ir una vez al año a un control médico.

Verdadero. “Hay que controlarse una vez al año con el especialista. La idea es que el cirujano pueda darse cuenta si el implante tiene algún problema y en ese momento solicitar exámenes diagnósticos como la mamografía o una resonancia”.

5. Los implantes pueden causar complicaciones en la lactancia.

Mito. “El implante mamario es muy bien tolerado durante el embarazo y no interfiere con la lactancia”.

6. El implante puede romperse dentro de la persona.

Verdadero. “Puede pasar y en ese caso la indicación médica es retirarlo. Si la rotura no lleva mucho tiempo y no es muy complicada, el cirujano puede sacar el implante roto y poner otro sin problema. Hoy en día las siliconas no tienden a moverse y se rompen menos, además el producto no migra.”

7. No se puede realizar deporte al menos por un mes después de la intervención.

Verdadero. “Al menos hay que tener reposo por un mes, incluso yo doy claras indicaciones de no hacer ejercicios de tren superior a futuro, para no molestar al implante para que no se inflame”.

8. Cuando uno se pone un tamaño de silicona, después no se puede achicar.

Mito. “Es mito aunque si tiene cierta dificultad, a veces es complicado porque con el pasar de los años la mama ha cambiado, se ha caído y atrofiado, por lo tanto para poner un implante más chico hay que levantarla”.

9. Con una cirugía de aumento mamario se pierde la sensibilidad de la zona.

Mito. “El implante mamario en general no afecta la sensibilidad, sin embargo en algunos casos, cuando la prótesis es muy grande y estira mucho la piel, puede estirar también los nervios sensitivos y alterar la sensibilidad de la mama, pero en la gran mayoría de los casos esto no debería pasar”.

10. La prótesis conocida como “media gota” sólo se pone en casos de reconstrucción.

Mito. “Este implante se llama anatómico y permite cambiar la forma. En cirugía estética los más usados son los implantes redondos y no los anatómicos, ya que con los implantes redondos se logra un mejor relleno del polo mamario superior, lo cual es una característica estéticamente deseable.

Entradas recientes